Tarta de queso americana – New York Cheesecake

Si hay un postre famoso donde los haya éste es la tarta de queso. Muchos son los que nada más pedir la carta de postres la buscan. La dulce combinación de su sabor, cremosidad y el toque de la salsa de frutos rojos, la hacen irresistible. ¡No hay paladar que sea capaz de decir que no!

Sin embargo, existen millones de versiones. No obstante, hay una tarta de queso que triunfa sobre todas ellas. La receta clásica americana, la New York cheesecake.

Si quieres prepararla y no sabes por dónde empezar, sigue leyendo esta receta detallada a paso a paso. Como podrás comprobar, es tan fácil que hasta los niños pueden hacerla.

Y de lo que no tenemos duda es que una vez que la pruebes, ¡no encontrarás una merienda mejor!

Ingredientes que necesitaremos:

  • 900 gramos de queso crema, tipo Philadelphia
  • 250 gramos de azúcar
  • 3 cucharadas soperas de harina
  • Ralladura de un limón
  • Ralladura de una naranja
  • 5 huevos L
  • 2 yemas de huevos L
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • Mermelada de frutos rojos para decorar

Para la base necesitaremos, además:

  • 190 gramos de galletas, preferiblemente tipo digestive
  • 120 gramos de mantequilla derretida

 

Tarta de queso new york cheesecake

Pasos para la elaboración de la tarta de queso o New York Cheesecake

Encendemos y precalentamos el horno a 200º.

Comenzamos la receta preparando la base de la tarta. En primer lugar, pulverizamos las galletas. Puedes utilizar una picadora o meterlas en una bolsa y pasar un rodillo de cocina. Seguidamente, mezclamos las galletas trituradas con la mantequilla derretida y la integramos bien.

Cubrimos una fuente de horno con papel especial para ello y colocamos esta mezcla en la base. Reservamos en el frigorífico.

En un bowl, batimos el queso crema, el azúcar, la harina y la ralladura de limón y naranja hasta conseguir una masa suave, sin grumos.

Añadimos los huevos y las yemas uno a uno, sin dejar de batir lento, y la esencia de vainilla. De nuevo, batimos lentamente hasta que esté perfectamente integrado todo.

Volcamos la mezcla sobre la base de galletas e introducimos al horno a una altura media. Después, horneamos por 10 minutos a 200º.

Posteriormente, bajamos la temperatura a 90º y horneamos hasta que la tarta esté lista, aproximadamente una hora.

A continuación, dejaremos enfriar la tarta de queso a temperatura ambiente y la reservaremos en el frigorífico unas 6 horas. Por este motivo y para que esté perfecta a la hora de servirse, te recomendamos prepararla el día antes y dejarla reposar toda la noche en la nevera.

Puedes probarla sola o acompañada de la salsa de frutos rojos, frambuesas o arándanos, lo que más te guste. ¡Igualmente está deliciosa!

Descubre nuestra fuente de horno de porcelana.

Ideal para tus tartas, quiches y postres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *