Bizcocho de yogur con vasitos – Receta

Esta receta de bizcocho de yogur es la clásica de toda la vida, tan fácil que es ideal para hacer que los más pequeños de la casa se inicien en la repostería. Una receta que probablemente haya pasado de generación en generación y que no puede ser más divertida. Con esta receta de bizcocho de yogur no hay que ser un experto en repostería ni controlar cantidades, ya que utilizaremos como medida el mismo vasito del yogur. Tanto es así que este bizcocho es conocido como “el bizcocho de los vasitos” o “el bizcocho 1,2 y 3”, ¿te suena verdad?

Lo mejor de esta receta es que nada puede salir mal y el resultado será siempre el mismo, un bizcocho de yogur delicioso y esponjoso.

De todas maneras, al final de la receta te dejaré unos consejos para que el bizcocho suba a la perfección.

Ingredientes que necesitaremos:

  • 1 vasito de yogur. Puede ser natural o de limón.
  • 1 vasito de aceite de oliva virgen extra
  • 2 vasitos de azúcar
  • 3 vasitos de harina
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura química o impulsor

Pasos para la elaboración del bizcocho de yogur

Encedemos y precalentamos el horno a 180 grados.

En primer lugar y si fuera necesario engrasaremos el molde con un poco de aceite o mantequilla y espolvoreamos con harina. Si lo prefieres, también puedes forrar un molde desmoldable con papel de horno, siendo muchísimo más rápido y más limpio.

Después, en un mismo bowl, añadimos el azúcar, los huevos, el aceite, la levadura y la harina tamizada. Batimos hasta que la mezcla se quede homogénea y posteriormente la vertemos en el molde.

Introducimos el molde con la mezcla y lo dejamos hornear durante unos 30 o 40 minutos, dependiendo del horno. Una vez pasado este tiempo podemos pincharlo y cuando el cuchillo salga limpio el bizcocho de yogur estará limpio.

Por último dejamos enfriar sobre una rejilla unos 10 o 15 minutos y desmoldamos. ¡Listo!

Consejos para que el bizcocho de yogur quede perfecto

  • No abras la puerta del horno hasta que no hayan pasado unos 30 minutos, más o menos 3/4 del tiempo.
  • Si al terminar el bizcocho se queda hundido por el centro es porque la temperatura era inferior. Si es al contrario, es que la temperatura era superior. Para conseguir la temperatura exacta, puedes utilizar un termómetro de horno.
  • El bizcocho debe colocarse en el horno a media altura.
  • Si ves que el bizcocho comienza a quemarse por fuera, puedes taparlo con papel de aluminio hasta que termine el horneado.
  • Antes de desmoldar es muy importante que respetes el tiempo de enfriado del bizcocho, ya que, de lo contrario, se puede romper.

Como sugerencia de presentación, te recomendamos que acompañes tu bizcocho de yogur con un té o café. ¡No dejarás indiferentes a tus invitados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *